A veces vivo situaciones que me dejan tocado y me hacen pensar demasiado. Estos pensamientos no me dejan descansar bien. Esto me pasa cuando siento que me equivoqué o cuando las cosas no van como quiero y no sé como afrontarlo. Me bloqueo y me noto ansioso, cansado, falto de ideas y desconectado de mi objetivo. No sé que me pasa ni porqué estoy así. No vivo ni cómodo ni feliz.

      SIEMPRE PENSANDO LO MISMO. Todos vivimos momentos así en la vida y es una situación desagradable que intentamos evitar. Los mismos pensamientos van y vienen repitiéndose una y otra vez, como un círculo vicioso para, al final, no llegar a una solución fiable. No tengo clara mi intención y tomo decisiones sin control y propósito consciente. En realidad esta descripción, es un síntoma evidente de que me encuentro en un bloqueo.

      RECONOCER LA EMOCIÓN : Hasta hace poco tiempo, cuando estaba en este estado, era víctima de mi bloqueo. Me dejaba llevar por la situación y en el fondo de mí deseaba que alguien se hiciera cargo de todo para poder superarla. Pero mi bloqueo continuaba, y lo cierto, era que yo solo me estaba poniendo una venda en los ojos y en la mente, haciendo que la situación se complicara cada vez mas. Me lamentaba del resultado final y me quedaba con la sensación de que podía haber hecho más.

      LA CLAVE ES NO TEMER A LA EMOCIÓN: El gran problema cuando no reconozco mi emoción, es que sigo los pensamientos y sentimientos de una especie de “programa automático” que crea mi bloqueo, dejando atrás mis valores. En esta situación, cuesta entenderse a uno mismo y a los demás.

ME HE DADO CUENTA QUE, EN OCASIONES, MI MAYOR TEMOR ERA QUE ME SUPERARA LA EMOCIÓN DE LA VIVENCIA


MI GRAN HERIDA: LA ACEPTACIÓN
: El primer paso para cambiar la situación y retomar el control, es identificar que emoción tengo, pero ¿Cómo reconocer lo que me pasa cuando no sé por donde empezar?.

      Para mí fue imprescindible que me hicieran ver la herida que tenía desde mi infancia. Gracias al ejercicio que puedes ver en este vídeo, identifiqué con una sola palabra mi herida: LA ACEPTACIÓN. Con esto quiero decir que en mi vida me faltaba PRIMERO, ACEPTARME A MÍ MISMO. SEGUNDO, QUE LOS DEMÁS ME ACEPTEN. Cada uno tenemos nuestra herida. Su presencia en mí era muy poderosa. Buscaba que me aceptaran en todo lo que hacía… de forma constante, desesperada, sin saberlo.

ACEPTARME A MÍ MISMO ERA LO QUE ME FALTABA EN MI VIDA. SIN EMBARGO, LA BUSCABA FUERA DE MÍ Y SE CONVIRTIÓ EN LA PRINCIPAL MOTIVACIÓN QUE NECESITABA SATISFACER. SER ACEPTADO POR LOS DEMÁS ERA LA FUENTE DE MIS DECISIONES INCONSCIENTES.

           CONECTANDO CON MI CONCIENCIA: Ahora sé que si me paro y me pregunto que me quiere decir ese bloqueo, comienzo a superar la situación. Las preguntas clave las resumo en las siguientes:

 ¿Qué fue lo que me llevó hasta aquí?, ¿Qué situación originó el bloqueo?, ¿Cómo me imagino el futuro?, ¿Cuál es el siguiente paso con el que me sentiré más reconocible?

      También son importantes:

¿Qué significa para mí?, ¿Qué importancia tiene este bloqueo en mi vida?, ¿Es la primera vez que lo siento?, ¿Dónde lo siento?.

PONGO LA MENTE EN SILENCIO

Y DEJO QUE LA EMOCIÓN HABLE,

PORQUE NECESITA SER ESCUCHADA.

MANTRA: NO LO PIENSES, SIÉNTELO

      SI NIEGO LA EMOCIÓN ME SOMETE, SI LA ACEPTO ME TRANSFORMA. Ser consciente de esta herida me hizo darme cuenta que la búsqueda de aceptación estaba siendo el gran motor de mi vida. Casi todo giraba en torno a él. Dominaba mi modo de vida. Inconscientemente, construí mi mundo a la medida de mi herida y era el propósito que realmente seguía y que necesitaba satisfacer constantemente. Es sumamente importante aceptar la emoción y no luchar contra ella. Una pregunta que me hago a menudo es:

¿Qué es lo que temo? = NO SER ACEPTADO.

      CREAR MI OBJETIVO CONSCIENTEMENTE: Conocer mi herida no me hizo desaparecer la necesidad que tengo de ACEPTACIÓN, pero si su influencia. A partir de este punto, las técnicas que se usan en el coaching, me dieron la solución que yo buscaba al aportarme las herramientas necesarias para conseguir mi objetivo. Las resumo sucintamente:

ESTABLECER UN OBJETIVO INTELIGENTE, VISUALIZAR EL FUTURO, HACERTE CONSCIENTE DE LOS VALORES QUE TE MUEVEN EN LA VIDA Y DEFINIR LOS PASOS QUE ME LLEVEN A LA ACCIÓN.

      Al quitarme la venda de los ojos, me di cuenta que era yo quien ponía mis limitaciones. Cuando fui consciente de cual era el motivo de mi comportamiento (ser aceptado), se diluyeron estos límites por sí solos y con él, muchos conflictos internos. Se abrió la puerta al poder que hay dentro de mí.

      El desconocimiento de nuestro mundo emocional, provocado en gran medida por la falta de reconocimiento y de expresión de nuestras emociones, puede desembocar en comportamientos destructivos, agresividad, confusión, desprecio, malestar físico, falta de cooperación, falta de comunicación, venganzas, mala voluntad, etc.